El uso de la tecnología Blockchain está en franco aumento en todo el mundo, y la región de América Latina no es la excepción. Si bien aún no está a niveles de implementación como en el sudeste asiático, Europa o los Estados Unidos, la región es considerada un importante laboratorio para incubar proyectos exitosos.

Con problemas de corrupción que no se ven en otras latitudes, inseguridad y pobreza, las ventajas de la aplicación de la tecnología Blockchain en esta zona del hemisferio son únicas y algunos países en ése sentido así lo han entendido.

En ese sentido revisaremos los países más importantes de la región de América Latina en cuanto a implementación de la tecnología Blockchain y cómo la están usando, tanto a nivel público como privado.

Argentina

Desde proyectos relacionados con el reciclaje de basura mediante criptomonedas como JellyCoin del Proyecto Colmena hasta pasarelas de pago descentralizados como Tokkenit construidos sobre el protocolo RSK , es una de las naciones más avanzadas en la región en el uso de la cadena de bloques.

Si bien las criptomonedas en el país no son monedas legales estrictamente hablando, existen normativas al respecto para ser computado como ”bien tangible“ tal como lo establece la Ley de Impuesto a las Ganancias del 2017.

El uso de la tecnología Blockchain en el país del cono sur incluye áreas tan importantes y diversas como: finanzas, energía, tratamiento de desechos sólidos, IT, gaming, alimentos  y embarques en puertos navieros.

Brasil

La décima economía más importante del planeta no se ha quedado atrás en cuanto a la tecnología disruptiva del siglo XXI. Es uno de los países en todo el globo que adoptó a nivel técnico desde muy temprano la cadena de bloques más allá del sistema de pagos tradicionales descentralizados.

Su alto desarrollo en la tecnología Blockchain se debe principalmente a su alta permisividad para las criptomonedas, al punto de llamar la atención de gigantes como Ripple para establecer bases de operaciones en el país sudamericano.

Sus casos de uso en la tecnología Blockchain incluyen pagos, remesas, sector salud, embarques, notarías, educación y el gaming, con IBM entre los grandes promotores de su uso en la nación carioca.

México

Debido a su marco regulatorio claro, México ha experimentado un crecimiento importante en los últimos dos años, con experimentos tan exitosos como el que hace Ripple con MoneyGram y su sistema de remesas electrónicas basados en el token XRP.

Desde el 2014 la nación azteca ha tenido el visto bueno del Ministerio de Finanzas para que Bitcoin pudiera utilizarse como medio de pago y desde entonces, el experimento alrededor de las criptomonedas y la tecnología Blockchain ha ido en auge.

México ha hosteado importantes eventos del ecosistema como los Satoshi Awards, un evento que premia a personalidades y equipos que contribuyen a los proyectos humanitarios de la tecnología Blockchain de manera ética.

La nación del norte ha implementado algunos casos de uso exitosos de la tecnología Blockchain como la trazabilidad del grano de café propuesto por la cadena de restaurantes Toks.

Además, su uso se extiende a casos exitosos de Blockchain privadas en  puertos navieros y su mayor ejemplo es el uso en el campo de la remesas en uno de los corredores transfronterizos más importantes del mundo, como es la frontera USA-Mexico.

Además, el uso de la cadena de bloques en logística de productos alimenticios y publicidad online son otros ejemplos exitosos en el país.

Colombia, Chile y Perú

Aunque su actividad es bastante pequeña comparada con sus vecinos como Argentina o Brasil en cuanto a actividades relacionadas con las criptomonedas y la tecnología Blockchain en general, no dejan de ser interesantes las propuestas locales que se generan.

En Perú por ejemplo se ha visto bastante evidente el uso de la tecnología blockchain para la trazabilidad en el suministro de alimentos y la logística en puertos navieros con la solución planteada por IBM y Maersk TradeLens.

Colombia es uno de los países de la región con mayor crecimiento Fintech en la zona después de México, y parte de éste éxito se ha debido al uso de soluciones digitales para pagos instantáneos con tecnología Blockchain, con Minka como gran ejemplo.

Además el uso de la cadena de bloques en el rastreo del grano de café y más reciente para la lucha contra la corrupción propuesto por el FEM, lo han colocado en el mapa mundial de los países que experimentan con la cadena de bloques.

Chile es un país que ha visto aumentar también las propuestas de la tecnología blockchain especialmente en el campo de salud y educación, dos sectores muy fuertes y de los más consolidados en la región. 

Con el último hackathon llevado a cabo para soluciones tecnológicas que contrarresten el efecto del COVID-19 en la región quedó evidente la fortaleza del talento chileno en propuestas tecnológicas descentralizadas para la logística y monitoreo en el sector salud.

Uruguay 

La nación sudamericana es ampliamente reconocida por sus ensayos Blockchain para la trazabilidad del cannabis con tecnología proporcionada por la compañía ÆTERNITY.

Además, Uruguay ha buscado implementar con fuerza el uso de la cadena de bloques en la gestión de residuos y el turismo, uno de sus motores económicos.

Recientemente, se conoció también la implementación futura de la cadena de bloques en el sector energía, de la mano del órgano rector del país para la distribución eléctrica en la nación sudamericana.

Venezuela

Sin duda alguna es uno de los referentes a nivel mundial en la adopción temprana de la tecnología Blockchain en su primera generación, mediante el uso de las criptomonedas como Bitcoin, Dash, Nano y su autoproclamada moneda nacional El Petro.

Por ahora, Venezuela no sólo es el primer país en adoptar legalmente una criptomoneda nacional, sino también uno de los pocos a nivel mundial en plantearse en hacerlo realidad.

Posee un ente nacional que regula las normativas relacionadas con los criptoactivos  y la minería de criptomonedas en general. En ese sentido, el gobierno ha declarado al Petro como moneda de curso legal.

A nivel privado son casi nulas las actividades relacionadas con investigación, desarrollo e implementación de casos de uso de la tecnología Blockchain más allá de aplicaciones enfocadas en pasarelas de pago que permitan un resguardo de valor en un país hiperinflacionario con más del 30 por ciento diario de devaluación de su moneda local.

Debido a las restricciones por las sanciones de los Estados Unidos, el estado  no ha hecho más que intentar regular las pocas actividades relacionadas con la tecnología a través de su Observatorio de Blockchain, el cual básicamente orienta la dinámica de funcionamiento de la criptomoneda nacional Petro.

SIn embargo, iniciativas de emprendimiento para la resistencia de la censura en un país con un sistema de gobierno proclive a ella, han surgido en el pasado reciente como lo propuesto por Randy Brito y su equipo de LochaMesh, que le ha valido méritos internacionales inclusive del equipo de Monero, por su propuesta original de redes mesh para comunicaciones y pagos resistentes a la práctica de gobiernos autocráticos.

Sigue leyendo:

VER ARTÍCULO ORIGINAL