Los principales bancos internacionales como Credit Suisse y HSBC están investigando a sus clientes de Hong Kong en medio de las protestas en curso sobre la ley de seguridad nacional respaldada por China.

Según un informe de Reuters este 19 de julio, los bancos globales, incluyendo Credit Suisse, HSBC, Julius Baer y UBS, ahora están evaluando a sus clientes en Hong Kong sobre posibles vínculos con el movimiento prodemocrático de la ciudad.

Espías en las redes sociales

Citando a un grupo de personas anónimas familiarizadas con el asunto, el informe dice que los bancos están escaneando los registros de los clientes en busca de lazos políticos y gubernamentales para imponer requisitos de diligencia adicionales. Los registros incluyen comentarios hechos por clientes y sus asociados en público y medios, así como publicaciones recientes en redes sociales, señala el informe.

Según los informes, los bancos buscan aplicar limitaciones de servicio importantes a las cuentas asociadas con las llamadas “personas políticamente expuestas”.

El informe dice:

“La designación, dirigida a personas expuestas políticamente, podría dificultar o evitar por completo que los clientes accedan a los servicios bancarios, dependiendo de lo que el banco encuentre sobre la fuente de riqueza o las transacciones financieras de la persona”.

Los bancos suizos y británicos parecen apoyar la ley, mientras que sus gobiernos se oponen a ella

El 30 de junio, el presidente de China Xi Jinping firmó la ley de seguridad nacional, una iniciativa cuyo objetivo es prohibir “la secesión, la subversión del poder estatal, las actividades terroristas y la interferencia extranjera”. Según lo publicado, la iniciativa amenaza con frenar la libertad de expresión y las protestas en Hong Kong, así como socavar la autonomía del país.

Después de ser entregado desde el Reino Unido a China en 1997, se acordó que Hong Kong se regiría bajo el enfoque de “un país, dos sistemas”. Este marco fue diseñado para brindarle a Hong Kong más libertades que algunas otras ciudades de China, haciendo que la ciudad pueda operar en un sistema legal y económico diferente al de China.

A medida que la comunidad global se movía para proteger la libertad de la antigua colonia británica, 26 países, incluido el Reino Unido y Suiza, posteriormente les pidieron a los gobiernos de China y Hong Kong que “reconsideren la imposición de esta legislación”. Si bien las autoridades globales se oponen a la iniciativa, los bancos suizos y británicos como Credit Suisse y HSBC aparentemente no están preocupados por la autonomía de Hong Kong, según los últimos reportes.

Los bancos británicos como HSBC y Standard Chartered han expresado apoyo a la ley nacional, alegando que restablecería la estabilidad en Hong Kong. Según algunos ejecutivos, HSBC tenía pocas opciones reales en esta situación, ya que obtiene la mayor parte de sus ganancias de Hong Kong.

Cripto vs. Sistema Bancario Tradicional 

El último informe demuestra claramente las fallas aparentes en el sistema bancario tradicional cuando se trata de proteger la libertad y la democracia. A pesar de que el uso de criptomonedas como Bitcoin (BTC) está sujeto globalmente a las leyes contra el lavado de dinero y Conozca a su cliente (KYC), la idea de la descentralización en el mundo cripto no encaja bien con los ideales del autoritarismo.

Surgiendo en 2009, la tecnología Blockchain se convirtió rápidamente en un símbolo de una mayor libertad financiera  Las principales organizaciones mundiales, como Human Rights Foundation, están explorando activamente el uso de la criptografía para ayudar a los activistas mundiales a proteger los derechos humanos en todo el mundo.

Sigue leyendo:

VER ARTÍCULO ORIGINAL