El Banco Popular de China (PBoC) anunció que el ensayo de su CBDC se limita actualmente a pequeñas transacciones minoristas.

Según Global Times del 24 de agosto, el banco central aclaró algunos detalles sobre su reciente yuan digital, también conocido como pago electrónico en moneda digital, o DCEP, con el fin de abordar los rumores sobre la escala y el alcance de los recientes proyectos piloto.

Según el informe, algunos usuarios de Internet chinos afirmaron que una persona en Shenzhen recibió una gran cantidad de la moneda digital del PBoC después de vender bienes raíces locales. Wang Peng, un profesor adjunto de la Escuela de Inteligencia Artificial Gaoling de la Universidad Renmin dijo:

“En su etapa actual, el objetivo principal de esta prueba es asegurar que el funcionamiento de la moneda digital se desarrolle sin problemas y de forma segura, y determinar cómo se distribuye la DCEP del banco central a las instituciones financieras. Sólo cuando las pruebas en la venta al por menor tengan éxito se llevarán a cabo en escenarios de grandes transacciones”.

Los rumores también afirmaban que el yuan digital no podía ser convertido en billetes.

Un empleado del PBoC respondió diciendo que la moneda digital es de curso legal en China y puede ser convertida en billetes a una tasa de 1:1. 

Como Cointelegraph informó recientemente, los ensayos de la DCEP se ampliaron para incluir a Beijing, así como a las provincias de Tianjin y Hebei.

Anteriormente, se sabía que las pruebas se realizarían en la Gran Bahía de Hong Kong, una megalópolis formada por nueve ciudades, entre ellas Guangzhou, Shenzhen, así como Hong Kong y Macao. También se sabe que China había estado realizando pruebas internas a escala industrial por bancos estatales de una billetera de moneda digital diseñada especialmente para su CBDC. 

Si bien el lanzamiento de la moneda digital de China parece estar muy próximo, hay muchos detalles relativos a sus características y limitaciones que aún no son conocidos por el público. Como muestra un análisis dedicado de Cointelegraph, muchas preguntas siguen sin respuesta en relación con la privacidad, el alcance y la utilidad de la DCEP.

Sigue leyendo:

VER ARTÍCULO ORIGINAL