Hechos clave:

La demanda de refugio de valor domina los mercados en tiempos de la pandemia del coronavirus, lo cual se refleja en los precios del oro que está resultando en una subida desgarradora del metal amarillo. Con ello, el interés en los tokens respaldados en oro va en aumento, tal como lo revela un informe publicado el 26 de marzo por el Instituto de Investigación Arcane Research.

El documento señala que en medio de la demanda disparada por el metal precioso físico, los tokens respaldados por el oro como paxos gold (PAXG) y tether gold (XAUT), han aumentado de manera significativa recientemente. El interés sobre XAUT, por ejemplo, aumentó casi 700% desde su lanzamiento hace dos meses.

La naturaleza física del oro, que en estos momentos se presenta como un obstáculo para su mercado debido a las medidas sanitarias que recomiendan el distanciamiento social, el cierre de refinerías y otras infraestructuras clave para responder con la demanda, son elementos que están influyendo en el protagonismo que están cobrando las criptomonedas ancladas o stablecoins respaldadas por el oro.

Tanto PAXG como XAUT están respaldados por una onza de oro almacenada en una bóveda institucional y los inversionistas tienen derecho a canjear el oro físico a cambio del token, cuando así lo dispongan.

El interés en tether gold aumentó de casi 4.000 tokens en enero a más de 26.000 en marzo. Fuente: Arcane Research.

Los datos de Arcane también revelan la creciente demanda de entrega física de los contratos de futuros de BTC de Bakkt, la cual ha aumentado un 44% en marzo. Pese a la reciente inestabilidad del mercado, Bakkt parece relativamente poco afectado.

Además, los expertos señalaron que aunque el valor entregado en dólares ha sido relativamente plano en lo que va del 2020, las señales indican que los inversionistas interesados en los futuros de bitcoin, no están huyendo de la plataforma, por ahora.

Agregan que la oferta de contratos de futuros de bitcoin de la plataforma Bakkt comenzaron a negociarse en septiembre pasado. Inicialmente, la mayoría de los inversionistas institucionales eligieron la liquidación en efectivo, en lugar de la liquidación física, pero la situación ha cambiado desde enero de este año, y las transacciones de liquidación física han aumentado. Marzo ahora ha cotizado alrededor de 300 BTC.

Otro dato positivo para el ecosistema de los criptoactivos, en medio de la incertidumbre por la pandemia del coronavirus, es que casas de cambio de criptomonedas han comenzado a experimentar un incremento en la actividad de sus usuarios. No solo ha habido mayores volúmenes de comercio, sino también la incorporación de nuevos usuarios, según reportan algunas plataformas latinas, como Buda, Panda y la española 2gether.

VER ARTÍCULO ORIGINAL